domingo, 20 de marzo de 2011

Identidad digital y redes sociales

Este artículo ha sido escrito para el curso Coordinación TIC 2.0. Funciones, Habilidades y Redes Sociales de Educared.


Es una realidad que si realizamos una búsqueda en Internet sobre nosotros mismos, por ejemplo en Facebook, muy probablemente encontremos referencias a nuestra persona. Seguramente si estas referencias son obra nuestra (comentarios que hemos realizado en un blog sobre cocina, en una página sobre hoteles, en una red social, etc.) no nos llame demasiado la atención. La sorpresa puede surgir cuando vemos nuestro nombre asociado a una foto que no hemos subido nosotros, una lista de antiguos alumnos que algún compañero de la infancia ha colocado en Facebook, o un comentario en un foro hablando directamente de nosotros.

La identidad digital no es lo que aparece acerca de nosotros al realizar una búsqueda, como a veces se simplifica, sino la idea que se transmite de uno mismo a través de Internet. Hay personas que de forma simplista deciden esconderse en Internet con la falsa ilusión de desaparecer totalmente de los medios públicos. No se dan cuenta de que lo único que hacen es dejar que sean los demás los que construyan su propia imagen. Esta imagen, creada de forma fragmentaria y parcial por personas a las que no podemos controlar, hará que proyectemos una imagen falsa y casi con toda seguridad perjudicial para nosotros mismos. La única solución es compensar la información ajena (salvo que seamos una celebridad ésta será más bien escasa) con la nuestra propia. Si al realizar una búsqueda aparece en los primeros lugares nuestro perfil en una red social como Facebook, un blog donde escribamos de forma periódica, algún foro en el que intervengamos de forma más o menos constante o una colección de fotos que hayamos hecho, habremos conseguido mucho, ya que la gran mayoría de las personas que buscan algo se suelen quedar con las 10 primeras páginas mostradas. ¿Qué hay que hacer entonces? Simplemente participar en Internet de forma natural (sin artificios ni falsas imágenes de nuestra propia personalidad) y dejar que nuestra propia información sustituya a la ajena, algo que con toda seguridad sucederá en poco tiempo.

Esto que se acaba de decir, que es aplicable a cualquier persona que viva en nuestra sociedad y debe situarnos ante la importancia que tiene aquello que realizamos en Internet. Probablemente un adulto con sentido común no dará a conocer datos íntimos o que puedan comprometer su vida privada. Sin embargo, en los adolescentes este sentido común suele brillar por su ausencia.
Las redes sociales han adquirido una importancia capital desde hace muy poco. La información que circula a través de una red social no es comparable en cantidad y contenido a la que circula por otros medios. El hecho de sentirse en un ambiente rodeado por amigos y amigas, donde pueden comunicarse al instante hace que se pierda el sentido de la perspectiva y se tienda a expresar sentimientos y situaciones de carácter muy personal que difícilmente se producen por otros medios. Las redes sociales deben ser, por lo tanto, un medio donde se tiene que desarrollar una especial sensibilidad en relación con la vida privada, tanto por parte de los jóvenes que las utilizan, como de sus padres y educadores.


La tarea de de los Centros educativos

Es una tarea ineludible de los centros educativos el enseñar a los alumnos a manejar su vida privada y profesional a través de Internet ya que éste ha pasado a formar parte de aquello que las personas deben saber administrar, no solo en su vida de adulto, sino ya desde el primer momento que entran en la Red.
Citaremos a continuación algunos puntos que deberían ser incluidos en los proyectos a desarrollar por cualquier Centro educativo. Esta serie de recomendaciones pueden introducirse paulatinamente a partir de 5º de Primaria hasta Bachillerato, aunque en 2º y 3º de ESO ya deberían tener unas bases sólidas sobre un comportamiento cívico y constructivo en la Red.
  • Enseñar a convivir a los niños en Internet. Respetando la propia privacidad e intimidad en primer lugar y la de los demás en segundo.
  • Fomentar la publicación de trabajos escolares que favorecerán la imagen y la identidad digital de los alumnos.
  • Enseñar a respetar el trabajo de los demás, no copiando y aprendiendo a utilizar sólo lo que tiene licencia de uso, citando siempre las fuentes originales.
  • Enseñar a ponerse en contacto con especialistas en una materia, principalmente a través de las redes sociales, para aprender desde las fuentes de la cultura.
  • Fomentar las discusiones académicas con la finalidad de modular el comportamiento de los jóvenes cuando entran en contacto con otras personas que quizás tengan opiniones diferentes a las suyas.
  • Fomentar el trabajo en equipo, en colaboración con otros mediante las redes sociales.
  • Fomentar el autoaprendizaje, enseñando a establecer las conexiones necesarias con las personas apropiadas.
  • Fomentar la participación en proyectos solidarios y culturales realizados en la Red.

Estos puntos sugieren que los Centros educativos deberían disponer de sus propias redes sociales. Tanto para actuar como campo de aprendizaje práctico para la convivencia como de apoyo a la docencia presencial. Siendo así que en realidad se llega al aprendizaje práctico de la convivencia a través del uso de las redes con fines docentes. La confluencia de ambos aspectos prepará a los niños y jóvenes a vivir la Red como un lugar de trabajo y oportunidades y no sólo de ocio.
Para conseguir estos objetivos es importante la formación del profesorado, que debe conocer los riesgos existentes en Internet, pero muy especialmente los beneficios que superan con creces los aspectos negativos. De lo contrario se cae en una demonización e infravaloración de Internet y las redes sociales que pueden perjudicar muy gravemente el futuro laboral de los jóvenes. Internet y muy especialmente las redes sociales como fuente de aprendizaje y colaboración, han creado un ecosistema que simplemente era inexistente hace diez años y en el que va a continuar el crecimiento de su importancia a medida que la sociedad avanza.
No menos importante es la formación de los padres y madres que igual que no abandonan a sus hijos en la calle para que jueguen cuando son pequeños, tampoco pueden dejarlos solos en Internet, muy especialmente cuando hablamos de niños de corta edad.

A modo de conclusión es conveniente destacar la necesidad del uso de las redes sociales por los alumnos desde el ambiente controlado de la escuela, donde se les puede guiar y aportar el valor didáctico e indiscutiblemente útil para la futura vida profesional de los alumnos. Esto se conseguirá a través de la propia red social del Centro educativo así como la adecuada formación de profesores y padres.

3 comentarios:

Lucía Fulgado dijo...

Hola Juan! soy una maestra de primaria que se ha dado cuenta de que cada día que pasa es un poco más difícil esto de ayudar a educar y ayudar a aprender... y paso parte de mi tiempo por aquí leyendo y aprendiendo de otros y otras.
Acabo de disfrutar leyendo tu artículo!! y, la verdad es que nunca me había planteado que pudiéramos tener una identidad digital y, mucho menos que pudiera estar establecida por otros... Estoy completamente de acuerdo contigo en todo lo que comentas..
Sé que existen programas que permiten constituir redes sociales a un pequeño grupo, pero no los conozco ni sé cómo hacerlo. Si me pudieras ayudar en este sentido. Creo que una red social en mi Centro nos permitiría mejorar mucho en todos los sentidos.
Si pudieras ayudarme, te lo agradecería...
Lucía

Juan José de Haro dijo...

Hola Lucía,
No sé si cuando dices "programas" te refieres a los que se instalan en los propios ordenadores del centro o a servicios de Internet que te permiten crear una red social alojada externamente.
En el primer caso necesitas un servidor en tu centro conectado permanentemente a Internet y una persona que sepa realizar la instalación y mantenimiento de la red social. La mejor red para esto es http://elgg.org
Si te refieres a lo segundo, ahí tienes más opciones para elegir. Siendo niños de primaria lo mejor para empezar es Edmodo http://edmodo.com Un sistema muy seguro y bastante sencillo de usar. Puedes empezar registrándote como profesora y después hacer alguna prueba. Dispones de un grupo de Edmodo en la red social Internet en el Aula, si te registras podrás preguntar allí lo que necesites: http://internetaula.ning.com/group/edmodo

También te recomiendo mirar este artículo donde tienes más opciones a parte de Edmodo: http://jjdeharo.blogspot.com/2011/01/pros-y-contras-de-algunas-redes.html

HECTOR VILLAJUAN dijo...

Estimado Juan.

Saludos desde Perú. Permítame felicitarte por esta gran contribución digital a la comunidad docente en el artículo que escribes. Siendo de naturaleza reflexiva, es bueno tomar en cuenta las recomendaciones que propones; y a la vez, comprender que los maestros debemos ser nativos digitales para reorientar el trabajo en nuestras aulas. Sólo así, estaremos en el sendero del cambio y el planteamiento de nuevas propuestas.
Me agradaría que compartas los recursos TICs que manejas toda vez que tu país tiene muy desarrollado estos temas. Y tal vez haya la oportunidad de estar en el II CONGRESO INTERNACIONAL USO Y BUENAS PRACTICAS CON TICS, a realizarse en la Universidad de Málaga (14-16 Diciembre 2011).
Finalmente, compartiré tu trabajo en el blog que tengo de formador de docentes en Perú.
Ver: pronafcap-upeu-pfrh.blogspot.com

Publicar un comentario en la entrada

Escribe a continuación tu comentario: