viernes, 17 de marzo de 2017

Organizar y compartir documentos y otros objetos con Calibre

Calibre es una aplicación libre y traducida a múltiples idiomas (entre los que se encuentra el castellano, catalán, gallego y vasco) cuya objetivo primario es la catalogación y manipulación de libros electrónicos (e-books) en la mayoría de los formatos existentes EPUB, PDF, AZW3, TXT, MOBI y un largo etcétera. Está disponible para Linux, Windows y OS X (página de descargas).

Este artículo no pretende ser un manual de Calibre sino explorar otras aplicaciones prácticas más allá de la simple gestión de libros electrónicos. Aplicaciones que el autor lleva realizando con éxito en su labor docente desde hace ya varios años. Aunque su uso es bastante intuitivo aquí puede encontrarse la documentación oficial de Calibre que es suficientemente extensa y de calidad.

Instalación

Es relativamente sencilla y únicamente hay que seguir las instrucciones que encontraremos en su página de descargas. En el sistema operativo Ubuntu lo encontraremos también en el centro de software.

Una vez instalado nos preguntará donde queremos crear nuestra biblioteca. Podemos aceptar la ubicación que nos propone ya que en cualquier momento podremos cambiarla así como añadir otras bibliotecas de objetos desde las ubicaciones que queramos.

Añadir y catalogar objetos

Aunque la aplicación hace referencia a libros electrónicos la realidad es que acepta cualquier tipo de archivo (documentos, audio, vídeo, fotos, ejecutables, etc.).

Para añadir cualquier objeto bastará con abrir Calibre y soltar el objeto sobre la aplicación. Tras un breve proceso de importación quedará incorporado en nuestra biblioteca.

Conviene entender que Calibre creará una copia del objeto (documento, vídeo, etc.) en el lugar que le hemos indicado para ubicar nuestra biblioteca. Calibre creará una carpeta por cada Autor que tengamos. Lógicamente en el campo Autor no es necesario poner ninguna persona, puede ser cualquier otra cosa que nos interese. Por ejemplo, si estamos creando una biblioteca con los exámenes que tenemos, en autor podemos poner el curso actual, de este modo nos creará una carpeta para cada curso. Dentro de cada carpeta con el nombre que hayamos puesto en Autor tendremos una carpeta con el título del objeto. Esto es importante sólo hasta cierto punto, porque la forma en la que Calibre organiza los archivos que tenemos no nos debe preocupar ya que la búsqueda la realizaremos siempre a través de la interfaz del programa.

Además del autor y el título aparecen otros campos como las etiquetas (palabras que definen el contenido) la fecha de incorporación del archivo o la serie. La serie puede ser usada del modo que más nos convenga, por ejemplo, siguiendo con el ejemplo de los exámenes,  podemos tener una serie para los exámenes de cada materia o de la misma materia de diferentes cursos.

Si queremos eliminar un campo bastará con pulsar el botón derecho del ratón sobre su título y seleccionar Ocultar columna. Además podremos incorporar todos los campos que queramos pulsando el botón derecho del ratón sobre el título de cualquier columna y seleccionando Añadir columnas personalizadas.

Biblioteca de documentos docentes
En cualquier momento podremos abrir el archivo que nos interese haciendo doble clic sobre el mismo.

Podemos hacer búsquedas escribiendo en el buscador superior así como seleccionando del panel izquierdo aquello que nos interese.

Bibliotecas virtuales

Las bibliotecas virtuales dan una enorme versatilidad a Calibre, ya que nos permiten mostrar sólo una parte de los archivos que forman parte de nuestra biblioteca de forma que podemos ver sólo el tipo de documento que nos interesa.

Podemos crear bibliotecas virtuales que serán mostradas como pestañas. Cada biblioteca virtual es algún tipo de búsqueda. En la figura anterior pueden verse 9 bibliotecas virtuales que permiten seleccionar los documentos de un mismo tipo (exámenes de matemáticas, de biología, exámenes de selectividad, etc.).

Para crear una biblioteca virtual se realiza cualquier búsqueda (escribiendo en el buscador o seleccionando algún campo del panel izquierdo) y seleccionamos Biblioteca virtual > Crear biblioteca. Le damos un nombre y ya está creada. Para que aparezca en forma de pestaña pulsamos sobre Biblioteca virtual y después en Mostrar como pestaña.

Organizador de documentos

Personalmente tengo todos mis documentos académicos en calibre, desde el año 2010 hasta la actualidad. Esto incluye todos los exámenes de selectividad de Biología y Matemáticas para las Ciencias Sociales y sus soluciones, desde el año 2000, todos los exámenes realizados, ejercicios y diversos manuales de prácticas. En total unos 500 documentos que de ser guardados en un sistema de carpetas tradicional sería enorme. Gracias a Calibre cada vez que tengo un nuevo documento sólo tengo que soltarlo sobre la aplicación y completar los campos que me interesan que son normalmente el título, autor (que en mi caso es el tipo de documento), la materia, el curso escolar y en el caso de documentos de ejercicios, las etiquetas con los temas que se tratan.

Además de esta biblioteca académica tengo otra con unos 3000 libros electrónicos sobre literatura de todo tipo, otra biblioteca sobre estadística y programación con unos 100 documentos y otra biblioteca con unos 300 vídeos (reportajes y películas).

Compartir las bibliotecas entre varios ordenadores

Para que estas bibliotecas estén disponibles tanto desde un portátil como desde un ordenador fijo o los ordenadores de otras personas, basta con crear la biblioteca en una carpeta compartida de Dropbox (o servicio similar) de forma que cada cambio realizado en la biblioteca se refleje en los otros ordenadores.

Compartir la biblioteca con otras personas vía web

La posibilidad de compartir la biblioteca a través de un navegador es algo muy interesante y versátil. Se puede, por ejemplo, permitir que los alumnos accedan desde su móvil u ordenador portátil a nuestra biblioteca o que otras personas examinen y se descarguen documentos y archivos de nuestra biblioteca. Esto permite compartir la biblioteca con aquellas personas que están usando la misma red wifi o por cable que nosotros. Si deseamos compartirlo con todo Internet también es posible pero harán falta unos conocimientos más elevados (básicamente redirigir el puerto 8080 de las conexiones exteriores hacia el ordenador que contiene la biblioteca en el router que nos conecta a Internet).

Para compartir nuestra biblioteca en la red local en la que estamos conectados en este momento (la de casa o la de la escuela) basta con pulsar el botón Compartir libros usando un servidor web y seleccionar Iniciar servidor de contenidos. Tras unos segundos nos aparecerá, pulsando el mismo botón, la dirección a la que los otros podrán conectarse a través del puerto 8080. Es decir, algo del tipo: http://192.168.1.130:8080 (la dirección concreta, los números, variará de una red a otra).

Botón: Compartir libros usando un servidor web


Para dejar de compartir se hará a través del mismo botón. Si deseamos podemos poner también contraseña para que sólo se pueda conectar el que la conozca pulsando sobre el botón Preferencias y después en Compartir por la red.

Botón: Preferencias
Vista de una biblioteca compartida a través de la red
La versión web de Calibre puede verse desde cualquier dispositivo (fijo o móvil) con conexión a la red. Permite realizar búsquedas por campos así como por palabras, también permite descargarse los archivos a través del navegador.

Conclusión: Usos de Calibre

La versatilidad de Calibre hace que se pueda utilizar allí donde queramos organizar una gran cantidad de archivos y poder encontrarlos con facilidad a través de las búsquedas por campo, palabras clave o búsqueda genérica. El programa funciona perfectamente cuando se tienen miles de documentos y es cuando alcanza su mayor utilidad. Por ejemplo:
  • Documentos de trabajo personales. Con el paso del tiempo los exámenes, ejercicios, trabajos y multitud de otros documentos quedan relegados en múltiples tarjetas de memoria o discos duros. El uso de un sistema de clasificación es imprescindible si deseamos reutilizar la información.
  • Documentos de Centro. Imaginemos un Centro que almacene todos los exámenes que realizan los profesores del claustro, en pocos años el volumen de documentos desbordará cualquier sistema de clasificación basado en carpetas. Otros Centros guardan una copia de todos los trabajos de investigación realizados por los alumnos de bachillerato, sin un buen sistema de clasificación pronto cualquier trabajo quedará enterrado entre otros cientos por lo que será fácil perder la pista y quedará en el olvido. La recuperación de un trabajo particular será especialmente difícil.
  • Ejercicios, para que los alumnos dispongan de ellos en clase o para que el profesor pueda seleccionar rápidamente los que utilizará en la clase que empieza en poco tiempo.
  • Vídeos. Cuando se descargan reportajes o películas rápidamente nos podemos encontrar con una gran cantidad que dificulta la localización del vídeo que nos interesa.
  • Sonidos. Aunque de uso más limitado, determinadas asignaturas como la música, necesitan de una base de datos de audios.
  • Libros para uso personal, quizás es el motivo por el que se creó Calibre pero para un docente puede ser secundario.

jueves, 4 de agosto de 2016

La clase gira hacia el móvil: Aplicaciones educativas para Android

Poniendo en práctica lo comentado en el artículo Creación de libros de texto electrónicos con TiddlyWiki, he publicado en Google Play las aplicaciones para móvil y tableta correspondientes a los cursos de matemáticas de 1º de Bachillerato y 2º de Bachillerato. Son libros de apoyo y consulta para complementar las clases presenciales.

Las aplicaciones Android han sido hechas con App Inventor (un entorno de programación relativamente sencillo y muy semejante a Scratch) y los contenidos con TiddlyWiki.

Los libros (3 en total) no necesitan de las aplicaciones para móvil ya que se pueden consultar directamente a través de un navegador cualquiera. Las aplicaciones sirven para que los alumnos tengan a mano (literalmente en el bolsillo) los contenidos de las asignaturas ya que cada vez son más los que utilizan los móviles y tablets para estudiar y repasar.

Pantalla inicial de la aplicación MAT1CCSS

Libro de primero de Bachillerato


Consta de un archivo TiddlyWiki (http://mat1.tiddlyspot.com) con más de 500 tiddlers (unidades de información o páginas). Además de explicaciones teóricas, en él encontraremos ejercicios resueltos y propuestos.

Dispone de una sección con definiciones ordenadas alfabéticamente donde se encuentra lo más importante de la asignatura. Las definiciones las encontramos también dentro del texto siendo en realidad la misma información reutilizada. La facilidad de TiddlyWiki para incrustar unos tiddlers en otros hace que sea muy sencillo fragmentar la información y luego recomponerla como si se tratase de un puzzle.

También encontraremos, como un anexo, una sección dedicada a resolver operaciones en línea con WolframAlpha, la web basada en Mathematica que no sólo trabaja con las matemáticas sino con cualquier área del conocimiento humano.

Gracias al sistema de etiquetado disponemos de dos tipos de índices, uno por trimestres, donde se agrupan los contenidos de forma temporal y otro temático donde se agrupan según los diferentes ámbitos matemáticos. Es la misma información visualizada de dos formas diferentes.
Índice y portada del libro de texto: http://mat1.tiddlyspot.com/#Coberta


Libros de segundo de Bachillerato

Pantalla inicial de la aplicación MAT2CCSS
La aplicación de 2º de Bachillerato consta de dos libros. Uno que es semejante al anterior de teoría y ejercicios (http://mat2.tiddlyspot.com) y otro que está formado por una recopilación de problemas de selectividad de los últimos años (http://selecatmat.tiddlyspot.com).

La estructura del libro de texto es casi idéntica a la de primero de Bachillerato. A lo ya explicado para el libro anterior, se añade una recopilación de problemas donde se agrupan todos los propuestos en el libro en un único sitio, ordenados por temática. De este modo se puede acceder más fácilmente a los ejercicios. De nuevo, esto ha sido posible gracias al sistema de etiquetas de TiddlyWiki.
Índice y portada del libro de texto: http://mat2.tiddlyspot.com/#Coberta

Nuevas formas: materiales docentes accesibles en dispositivos móviles

He podido comprobar, desde hace ya un par de cursos, que los alumnos de ESO y Bachillerato piden utilizar los móviles en clase para repasar cuando se les deja un rato de estudio. Allí guardan archivos en PDF que les han dado sus profesores, presentaciones o documentos de todo tipo y muchos de ellos aprovechan algunos  de los momentos libres que tienen para repasar el examen o lo que deban saber para ese dia.

Por este motivo me he decidido por este sistema con los alumnos: Aplicación móvil + Contenidos visibles en Internet

Es importante que los materiales que desarrolla el docente sean visualizables correctamente a través de los dispositivos móviles, hay que huir de los PDF o las presentaciones con letra minúscula o tan densos en texto que su lectura sea engorrosa a través de un móvil. Cuando ofrezcamos nuestro material a los alumnos sería conveniente antes comprobar cómo se ve en nuestro propio móvil.


Comunicación a través de chat: Telegram

A este material se añade la comunicación directa con los alumnos a través de Telegram mediante la creación de un supergrupo privado, como ya se comentó en un artículo anterior: De Facebook a Telegram, pasando por Whatsapp. Telegram asegura la privacidad del número telefónico de profesores y alumnos ya que no es necesario disponer de él para hablar con otra persona, en su lugar Telegram permite utilizar nombres de usuario, aunque ni siquiera éstos son imprescindibles. Basta con tener instalado el programa en el móvil y conocer la dirección que proporciona Telegram para entrar en un grupo y participar. El uso de Telegram a través de la web y la posibilidad de enviar cualquier tipo de archivo lo hacen ideal para esta tarea.

El futuro cercano: La clase gira hacia el móvil

Así pues, podemos ver que el centro de la clase, cuando no estamos en modo presencial, se vuelve hacia el teléfono móvil, donde se concentra la actividad de estudio y comunicación.

La ecuación educativa podría quedar del siguiente modo:

Educación = Espacio físico presencial (comunicación) + Lugar de residencia (estudio)Contenidos en Internet (estudio) + Accesibilidad móvil (estudio y comunicación)

domingo, 5 de junio de 2016

Creación de libros de texto electrónicos con TiddlyWiki


Desde que conocí TiddlyWiki, he pensado que su potencial para la educación era evidente y muy amplio. Despueś de una intensa experiencia personal me he decido a compartir lo que he aprendido a través de un libro, hecho con el propio TiddlyWiki, al que he denominado: Creación de libros de texto electrónicos con TiddlyWiki. Y que, dicho sea de paso, me ha servido para comprobar la idoneidad de TiddlyWiki en la tarea de escribir libros, aunque como se discute más abajo, no sólo sirve para esto.

TiddlyWiki es, a primera vista, una página web, pero nada más lejos de la realidad. Si colocamos TiddlyWiki en Internet muchos pensarán que están en presencia de una página web tradicional, pero la verdad es que detrás de esa página aparente hay mucho más.

De entrada el tiempo de carga de TiddlyWiki es mayor que el de una página web clásica debido a que lo que se descarga no es una página sino una aplicación completa. Efectivamente, se trata de una aplicación autocontenida, es decir, no necesita de nada externo para funcionar excepto un navegador, tampoco necesita de Internet ya que se puede utilizar sin conexión como cualquier aplicación más. TiddlyWiki está formado por un archivo que podemos ir completando con información del modo que queramos. Podemos tener tantos archivos (TidlyWikis) como queramos, una por cada obra que queramos hacer.

Logo de TiddlyWiki
Su funcionalidad es muy diversa, pero básicamente permite almacenar y mostrar información en unidades llamadas tiddlers, lo que, de algún modo, se correspondería con una página web. TiddlyWiki es perfecto para crear un libro de cocina, una colección de problemas, de ejercicios, objetos de la Web 2.0, un libro de texto o cualquier información que deseemos tener y presentar de forma organizada o jerárquica (como los capítulos de un libro).

Una de sus facetas que lo hace único es la posibilidad de mostrar los tiddlers (que son los que contienen la información) de la forma que queramos. TiddlyWiki es también una base de datos donde fácilmente encontramos lo que buscamos.

Portada del libro
TiddlyWiki requiere un cierto aprendizaje para su uso ya que la forma de escribir en él difiere de la un blog tradicional, más bien se aproxima a la forma de edición de la Wikipedia. TiddlyWiki nació hace ya mucho años como una wiki personal y mantiene esta identidad.

Por los motivos expuestos nos decidimos a crear un libro con el propio TiddlyWiki destinado a que otros puedan crear sus propios libros, libretas de actividades, ejercicios o lo que cada uno considere más interesante.

Después de poco más de un trimestre usando TiddlyWiki en varias asignaturas y, aunque la mayoría está a medias o necesitan una importante revisión, dejo aquí los enlaces para poder ver qué tipos de productos se pueden hacer. Hay que recordar que estas páginas tardan un poco más de lo habitual en cargarse, pero luego podrá comprobarse que su velocidad es muy superior a lo que es corriente con las páginas Internet.



Por último, aquí está la dirección del libro:

Creación de libros de texto electrónicos con TiddlyWiki

O si se desea descargarlo directamente al ordenador, pulsar aquí.



domingo, 20 de marzo de 2016

De Facebook a Telegram, pasando por Whatsapp

Siempre he sido de la opinión de que en Facebook hay demasiado ruido para trabajar cómodamente. Es un lugar ideal para hacer un alto en el trabajo y ver qué han hecho nuestros amigos y compañeros, ver quién cumple años o cuál es la última noticia viral.

Aunque los grupos de Facebook, que incluso pueden ser totalmente privados, parece que unen gente con un mismo interés, el entorno no ayuda a centrarse en un único tema. Quizás por este motivo hace ya un tiempo que algunos grupos, como los de nuestros alumnos, se han trasladado a Whatsapp, donde se disfruta de una mayor intimidad, aunque la posibilidad de que un grupo se descontrole con comentarios y material intrascendente está siempre ahí.

Realmente Whatsapp no puede suplir a Facebook en muchas de sus facetas, porque carece de la universalidad de acceso de Facebook. Si nos interesa un grupo de cocina en Facebook basta con usar el buscador para encontrar unas cuantas docenas en pocos segundos. Ésto es imposible de hacer con Whatsapp ya que sólo se puede acceder a los grupos a través de la invitación expresa de su administrador. Así pues Whatsapp ha quedado reducido para grupos muy locales donde todos, o la mayoría, se conocen personalmente.  Desde febrero de este año Whatsapp permite tener hasta 256 miembros, lo que viene a suplir una limitación importante.

Aunque muchos profesores ya están utilizando Whatsapp con los alumnos y con sus padres, esta aplicación carece de los más básicos mecanismos de control por parte de su administrador, que no tiene ningún dominio sobre los mensajes que se envían a su grupo. Además, hay una evidente falta de intimidad ya que todos los miembros del grupo conocerán el número de teléfono móvil del resto de participantes, algo nada deseable en una relación como la que se establece en este tipo de grupos de carácter educativo. Ni tan siquiera existe una forma definida de borrar el grupo cuando éste ya no interese.

En 2013 apareció otra aplicación de mensajería, Telegram, a la que más de uno no le auguró un largo recorrido por la omnipresencia de Whatsapp en los móviles de los usuarios, lo que le otorgaba la clara ventaja de estar ya presente. Telegram, sin embargo, ha ido añadiendo una serie de servicios que hacen parecer a Whatsapp como una solución inmadura y la arrincona a las conversaciones familiares.

Algunas características de Telegram que no tienen Whatsapp es que permite el envío de cualquier tipo de archivo (no sólo imágenes, sonido, vídeo y pdfs). Es posible mantener conversaciones secretas de las que no queda huella ya que los mensajes son suprimidos, tanto por parte del usuario como de los servidores de Telegram. No es necesario proporcionar el número del teléfono móvil. Telegram admite el uso de sobrenombres (por ejemplo, el mio es @jjdeharo) por lo que no es necesario suministrar este dato de carácter tan personal. Sólo esto último ya debería hacernos pensar en esta aplicación para usos educativos.

Supergrupo público de música @musiklegends donde se envían canciones
Telegram dispone de grupos con capacidad de hasta 200 miembros. En un principio todos los miembros pueden invitar a otros, no obstante, el creador del grupo puede restringir el grupo de forma que sólo él podrá hacerlo, es lo que se llama un grupo restringido. Hasta aquí no hay muchas diferencias con Whatsapp, las diferencian aparecen cuando el grupo se convierte en supergrupo. Los supergrupos admiten hasta 5000 usuarios, varios administradores y permite controlar los mensajes, de forma que si un administrador elimina un mensaje, éste se borra para todos. También se pueden anclar mensajes que aparecerán siempre en la parte superior del chat (por ejemplo, un mensaje con las normas del grupo)

No hace falta decir mucho más: disponemos de una aplicación que mantiene la intimidad de todos sus usuarios al no requerir su número de móvil, permite el envío de cualquier tipo de archivo, su uso a través de móvil o de página web y la moderación de mensajes. La idoneidad para la función educativa es clara.

Además los supergrupos pueden ser convertidos en supergrupos públicos de forma que basta con saber su nombre para encontrarlos usando el buscador de la aplicación, Telegram proporciona también una dirección web para que nuestro grupo sea fácilmente encontrado. Por ejemplo, aquí tenemos la dirección de un supergrupo público para conversar sobre la aplicación TiddlyWiki.

Canal de noticias de Telegram
Otra función que puede resultar útil en determinadas situaciones son los canales. Los canales no tienen límites de usuarios y la información es unidireccional, es decir, una persona escribe mensajes y el resto los recibe, sin posibilidad de responder. Por lo tanto los canales son medios informativos, sin posibilidad de interacción.



Como conclusión podemos decir que por primera vez una aplicación generalista de chat permite su uso, con las garantías necesarias, para el mundo educativo. Además, a distintos niveles: comunicación entre alumnos, claustro de profesores, profesor-clase, tutoría-alumnos, centro educativo-familias, etc.

En otro artículo hablaremos de situaciones educativas concretas donde usar Telegram, así como la forma de crear los diferentes grupos de usuarios.


sábado, 19 de marzo de 2016

TiddlyWiki: Entre libro electrónico, página web y base de datos

En un artículo anterior ya se habló brevemente de TiddlyWiki en relación a su uso junto con AppInventor para crear aplicaciones educativas.

En esta ocasión quisiéramos exponer las características que hacen de TiddlyWiki un completo sistema de almacenamiento, catalogación  y recuperación de la información, tanto para uso personal como público.

¿Qué es TiddlyWiki?

Es una aplicación, en una única página web, de tipo wiki; donde podemos almacenar información, textual o multimedia. También dispone de un completo sistema de etiquetado de esta información.

Aunque la primera impresión es de que se trata de una página web normal, esto es sólo la apariencia y el formato usado por TiddlyWiki, ya que en realidad se trata de una auténtica aplicación muy compleja (en cuanto a su funcionamiento interno, no en su uso) con un motor en javascript.

Tal como da a entender su nombre, sigue la filosofia de una wiki, al menos así fue en sus principios. El enfoque para la edición de las "páginas" (llamadas tiddlers) es semejante a una wiki al estilo de la Wikipedia.

La unidad básica con la que funciona TiddlyWiki es el tiddler. Un tiddler es el contenedor (como una página web) de la información. Básicamente un tiddler consta de un título y un cuerpo del texto que puede ser también multimedia. En inglés informal tiddler es un pez pequeño, un niño pequeño y también una persona o cosa de poca importancia. Por lo que el nombre TiddlyWiki vendría a significar una wiki formada de pequeños objetos. Efectivamente la información en TiddlyWiki se almacena mejor en pequeñas unidades, si un tiddler es demasiado extenso probablemente lo mejor sea fraccionarlo en varios.

¿Qué puedo hacer con TiddlyWiki?

El enfoque general de TiddlyWiki lo hacen apto para almacenar y catalogar información de origen muy variado. Es especialmente recomendable para información a la que podríamos dar formato de libro electrónico (e-book).  Estos son algunos ejemplos:

  • Desarrollo de materiales curriculares de una asignatura: los tiddlers son ideales para compartimentar los diferentes apartados teóricos, o prácticos, de una asignatura y crear de este modo un libro electrónico.
  • Si la información forma unidades pequeñas, por ejemplo, ejercicios de matemáticas (o de cualquier otro tipo), los tiddlers se muestran óptimos. Ejemplos: Preguntas de selectividad de matemáticas y de biología.
  • Fichas sobre plantas, animales, minerales, etc.
  • Webquests, cazas del tesoro y trabajos para los alumnos en general.
TiddlyWiki de las plantas de un parque de Barcelona. http://plantesturo.tiddlyspot.com/


En la Guía de TiddlyWiki pueden encontrarse estos y algunos casos más. 

¿Cómo lo uso?

TiddlyWiki es un archivo que se descarga desde su web http://tiddlywiki.com/ (pulsando sobre el botón Download Empty). Al abrirlo podremos empezar a crear tiddlers pulsando sobre el símbolo "+". En la Guía sobre TiddlyWiki se explica con más detalle. Los cambios realizados los podremos guardar localmente o directamente en internet.

Si el TiddlyWiki que hemos creado es para uso personal, lo podemos llevar en cualquier dispositivo de almacenamiento (pendrive, ordenador, móvil, tablet, etc.). Únicamente necesitaremos un navegador para poder abrirlo.

Si deseamos compartirlo a través de Internet también podremos hacerlo, ya sea compartiéndolo a través de un servicio como Dropbox o en la web dedicada a TiddlyWiki: TiddlySpot.

Edición de tiddlers

Los tiddlers sólo admiten texto puro, el formato de texto que queramos añadir hay que hacerlo a través de códigos (semejantes a los usados por Wikipedia). Aquí puede verse, por ejemplo, como dar formato al texto.

Para fórmulas matemáticas se utiliza KATEX, una extensión que permite escribirlas en LaTeX. Aquí se describe como instalar esta extensión y otras que hay disponibles.

Fórmula hecha con KATEX. http://selecatmat.tiddlyspot.com


A continuación ponemos enlaces a tareas comunes de edición que podemos encontrar en la Guía de TiddlyWiki:
Para saber como está hecho algún efecto concreto bastará con pulsar el icono del lápiz en la Guía de TiddlyWiki para editarlo. Esta guía trata muchos más aspectos que los indicados en este artículo por lo que recomendamos su consulta.

Etiquetado de la información y buscador

Sin lugar a dudas, uno de los puntos fuertes de TiddlyWiki es la gestión de etiquetas y el potente buscador que, de forma casi instantánea, encuentra cualquier término de búsqueda que introduzcamos.

Pulsando sobre cualquier etiqueta de un tiddler veremos la lista de tiddlers etiquetados del mismo modo.

Las etiquetas puden usarse para crear menús totalmente automáticos, a través de etiquetas subordinadas a otras. Para crear una etiqueta de este tipo basta crear una página de nombre idéntico al de la etiqueta. Esta página la etiquetaremos con la que queramos que sea la etiqueta superior. Aquí se indica cómo crear menús automáticos usando este tipo de etiquetas. Todos los menús de los TiddlyWikis enlazados en este artículo se han creado por este medio. Esto ahorra un tiempo enorme ya que los menús se van creando de forma automática sin necesidad de nuestra intervención.

Para terminar

Al contrario de lo que algunos podrían pensar, los que trabajan con TiddlyWiki coinciden en que es un sistema agradable y que aporta satisfacción personal en su elaboración. Una vez aprendidos los códigos más usuales, su uso se convierte en algo mecánico. Además, permite la exportación y la importación de tiddlers (en varios formatos) por lo que la información introducida es reusable.

Las ventajas del formato utilizado por TiddlyWiki, así como la posibilidad de usarlo de forma local como en Internet, lo hacen excepcional como sistema para gestionar la información.

El uso de etiquetas y de su buscador hacen de TiddlyWiki una potente base de datos donde toda la información es fácilmente accesible.

TiddlyWiki se ve especialmente bien a través de teléfonos móviles y otros dispositivos de pantalla pequeña, por lo que es especialmente apto para su uso en dispositivos móviles de todo tipo.